Blog,  Experiencias

Bodegas Zarraguilla, tradición en forma de vino y lechazo

Bodegas Zarraguilla, alma mater de la D.O.P. Vino tinto de Valtiendas, tiene detrás a la entrañable familia Martín de Andrés, originario de Sacramenia, un pueblo segoviano que destaca entre otras cosas, por sus inigualables asados de cordero lechal, (lechazo asado) y el vino tinto de Bodegas Zarraguilla. 
La palabra Zarraguilla, que da nombre a la Bodega Zarraguilla, es el apodo con el que se viene nombrando a la familia desde tiempo inmemorial. 

Zarraguilla, es una bodega con muchos años de tradición en el mundo vinícola a nivel local. En la actualidad, está reconocida tanto en el mercado nacional como en el internacional, siendo el referente en vino de una zona y una provincia y porque no decirlo, uno de los referentes en el exterior.

La calidad de sus vinos tintos la hacen ser una visita obligada, para degustar sus vinos como para disfrutar de uno de los mejores lechazos que puedas imaginar, cocinado en el legendario horno tradicional castellano, quedando el mejor lechazo asado que puedas comer, si lo regamos con su selección de vinos y su museo de aperos, hace que ir a comer se convierta en un lujo para los sentidos.

Subirse de la bodega unas botellas de vino, preparar un lechazo en el horno de adobe que fabricó Martín y disfrutar de la hospitalidad de esta familia, resulta una experiencia inolvidable. Eso sí, reserva antes de ir, ya que solo se enciende el horno para reservas, para que el lechazo esté en su mejor punto, la atención sea personalizada y el servicio inmejorable. 

La Bodega Zarraguilla, se remonta inicialmente a cuatro generaciones directas (el abuelo Esteban Santiago, el abuelo Venancio, Martín, y actualmente sus hijos) elaborando vino tinto, para autoconsumo. Fue ya en esta última generación, con Venancio al frente, que se decidió desarrollar la idea de hacerlo más grande, un poco más industrial, pero sin perder la tradición.

 

Fue en el año 1974 que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación la reconoció como zona de producción, aunque anteriormente, hacía 1850 ya empezaba a ser reconocida. La uva con la que se trabaja, entró en la zona gracias a los monjes cistercienses de San Bernardo del Monasterio de Sacramenia, marcando así la procedencia de la uva, algo fundamental para la historia de esta región.

Lo que diferencia a esta de otras zonas es la altitud y el suelo mineral, que es arcilloso calcáreo y esto la hace totalmente diferente, donde podemos ver que es de suma importancia el suelo para el viñedo e influye notablemente en el vino terminado.

En cuanto a la gama de vinos, respecto al joven, se selecciona manualmente la producción y se destina a la botella Manantial de Bodega. En cuanto a cantidad y a calidad, cuentan con viñedos prefiloxéricos, (en la década de 1870, se produjo una plaga de la filoxera en Europa y en las principales zonas vitivinícolas españolas), son los viñedos antiguos y se destinan y seleccionan para vinos reservas y de autor. En el caso de la crianza, se puede disfrutar de uvas de viñedos con una antigüedad de 40, 50 o 60 años.

Síguenos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *