Bienestar,  Blog

Cómo dejar de preocuparnos por lo que está fuera de nuestro control

Somos muchas las personas que no podemos evitar estar preocupadas casi constantemente. Por lo que ya ha pasado, por lo que está pasando, y también por lo que pasará. Esto genera un desgaste físico y mental que nos dejará sin energía para abordar las cosas verdaderamente importantes. Por eso hoy, traemos a nuestro magazine algunas pautas sobre cómo dejar de preocuparnos por lo que está fuera de nuestro control, y lo que esto puede aportar a tu vida.

Quizás sea algo del trabajo, una discusión con un amigo, o un posible enfrentamiento con un familiar. Cuando la rumia mental se instaura en tu cabeza, es difícil cortar con ese círculo vicioso.

Debemos ser conscientes, de que nuestra cabeza probablemente esté pensando todo el rato y buscando posibles amenazas, satisfaciendo su primario instinto de supervivencia.

Sin embargo, hay un ejercicio que podemos hacer, y que nos ayudará a separar las cosas sobre las que sí podemos preocuparnos de las que no.

Haz una lista de cosas que están fuera de tu control y otra de cosas que sí están bajo tu control. Por ejemplo:

Palabras de los demás

Acciones de los demás

Sentimientos de los demás

Decisiones de los demás

Mis palabras

Mis errores

Mis sentimientos

Mis decisiones

Mi esfuerzo

A esto en psicología y coaching se le llama el círculo de influencia y el círculo de preocupación.

El círculo de preocupación correspondería a todo aquello sobre lo que no tenemos margen de acción. Todo aquello que no depende de ti.

El círculo de influencia son todas aquellas cosas sobre las que si tienes margen de acción.

Esto nos deja con dos posibles alternativas para nuestra actitud frente a la vida.

Por un lado, podemos anclarnos en el círculo de preocupación.

¿Qué generará esto en nuestra vida? Mucha frustración, ya que son cosas sobre las que no podemos hacer nada al respecto. Además te sentirás superado y fuera de control con tu vida. Acabarás tomando decisiones reactivas en lugar de meditadas.

Por otro lado, cuanto más tiempo pases dentro de tu círculo de influencia, más sentirás que tienes el control sobre tu vida. Te sentirás menos agobiado y serás más proactivo en tus decisiones.

Si consigues realizar esta reflexión, es posible que te muevas desde el círculo de preocupación al de influencia, y empieces a actuar sobre los acontecimientos de tu vida sobre los que si puedes hacer algo de forma activa.

Cada vez que te sientas preocupado, pregúntate, ¿puedo hacer algo yo al respecto? Es posible que haya ocasiones en las que esté fuera de tu control, y por lo tanto, en tu área de influencia tan solo estará la posibilidad de gestionar tus emociones y tus sentimientos.

Ese es uno de los trabajos más difíciles que se pueden hacer, y que siempre estará en tu círculo de influencia, por lo que aunque parezca que no, siempre hay cosas que puedes hacer, aunque quizás no son las que prefieras.

Esperamos que te haya sido interesante y que te hayamos dado unas ideas sobre cómo dejar de preocuparnos por lo que está fuera de nuestro control.

¿Conocías la teoría del círculo de influencia y el círculo de preocupación? ¿Vas a empezar a aplicarlo en tu vida?

Síguenos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *