Bienestar,  Blog

Cómo motivarte cuando no estás motivado

Todos tenemos días, e incluso rachas, donde sacar fuerza de voluntad se torna difícil, e incluso imposible. Sin embargo, decidir continuar adelante es lo que marcará si consigues o no tus objetivos. Hoy te traemos algunos consejos para que puedas motivarte cuando no estés motivado y alcances todas tus metas.

Ya lo hemos comentado alguna vez, pero tu actitud ante la vida, determina sin lugar a dudas el estado del mundo en el que vivimos.

Cuando te levantas «con el pie izquierdo» parece que los astros conspiran en tu contra para que tu día sea un desastre, ¿Verdad?

Pues no hay astros, ni conspiración. Simplemente eres tú con tu actitud que te predispones a que las cosas sean de una u otra forma.

Una actitud positiva hará que veas el vaso medio lleno, en lugar de medio vacío, y todo te parecerá un poco mejor o un poco menos malo.

Es innegable el poder de la mente, y el poder de los pensamientos (sean positivos o negativos) marcará una diferencia sustancial tanto en nuestra actitud, como incluso en las cosas que nos pasan.

¿Por qué hablamos de esto si estábamos hablando de motivación en un primer momento?

Pues porque una buena actitud es la base para poder hacer todo lo que vamos a hablar a continuación.

Debes tener claro que para motivarse hacen falta dos cosas: esfuerzo y constancia.

En ocasiones, a pesar del esfuerzo y la constancia, quizás por falta de resultados, nos desmotivamos.

Esta desmotivación puede darse por varios motivos:

  • Falta de confianza en uno mismo
  • Ausencia de un objetivo definido
  • Falta de una estrategia para cumplir el objetivo

Para conseguir volver a motivarte es imprescindible que:

 

  • Te propongas un objetivo claro y definido. Sin la existencia de un objetivo claro, es difícil que puedas llegar a conseguirlo. Cuanto más detallado sea el objetivo, más fácil será llegar a conseguirlo.
  • Elabora una estrategia. No basta solo con saber cuál es tu objetivo, es igualmente importante tener claro como puedes conseguirlo.

Algunos consejos prácticos que te ayudarán a motivarte son:

  • Recuerda siempre cuál es la finalidad de lo que estás haciendo. Ten siempre presentes los beneficios del objetivo que te has propuesto
  • No dejes que nadie te diga que no eres capaz de hacerlo. Muchas personas dudarán de ti. Recuerda que solo es un reflejo de sus propias inseguridades.
  • Confía en tu instinto a la hora de hacer las cosas.

Pero sobre todo recuerda que el problema no es caerse, sino no levantarse después de un tropiezo.

Esperamos que estos consejos te ayuden a motivarte cuando no estés motivado.

¿Cuál es la parte que más te cuesta a ti? ¿Qué es lo que más te ayuda cuando estás en esta situación?

Síguenos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *